RELIGIÓN SÍ, RELIGIÓN NO

Luis Moreiras Calviño* 06.04.2014

Últimamente están apareciendo en la prensa numerosos comentarios sobre la presencia de la clase de Religión en la escuela pública. Precisamente, el Movemento Dezao polo Ensino Público está detrás de estas publicaciones y comentarios. Yo, que estoy de acuerdo con sus integrantes en mejorar la enseñanza en general y en concreto la pública, he de disentir necesariamente en sus afirmaciones sobre el tema de la Religión. Sin embargo quiero afirmar rotundamente que rechazo cualquier tipo de enfrentamiento dialéctico o agrios debates sobre un tema tan delicado. Miembros de este movimiento son compañeros de trabajo y otros lo han sido y a todos profundamente aprecio y respeto.

Quiero hacer, con todo, algunas reflexiones que ayuden a pensar a aquellos que rechazan radicalmente la presencia de la Religión en la escuela y también a los que defendemos su presencia en el currículo académico, no sólo porque nuestra Constitución así lo proclama e incluso otras leyes de carácter internacional, así como los Acuerdos entre el Estado español y la Santa Sede, sino, sobre todo, porque puede aportar algo muy sustancial y necesario en la formación de nuestros alumnos.

No comprendo, en primer lugar, por qué tanto interés en que la asignatura de Religión desaparezca de la enseñanza escolar argumentando que esas horas serían más útiles dedicadas a otras materias. Pero, ¿qué puede solucionar una hora semanal que tiene la Religión en Secundaria y Bachillerato (menos primero de la ESO, que tiene dos) repartida entre otras asignaturas aunque éstas puedan tener necesidad de más carga lectiva? ¿No será que se pretende quitarle de la boca el bocado al pobre Lázaro y dárselo al rico Epulón? (Estaría bien que leyésemos la parábola en Lucas, capítulo 16, versículos del 19 al 31).

La Iglesia Católica ha estado siempre a favor de la ciencia, del conocimiento de la naturaleza, así como de las letras y las artes. ¿Cómo no va a favorecer el conocimiento científico que nos descubre los secretos y enigmas de la naturaleza si toda ella es fruto del poder, sabiduría y bondad del Sumo Hacedor? ¿No está presente en sus maravillosas leyes y en su inescrutable complejidad la presencia misteriosa del Ser Absoluto a quien llamamos Dios?

Los conocimientos científicos y las aplicaciones técnicas que de ellos se derivan aportan muchos beneficios al ser humano que se reflejan, por ejemplo, en los transportes, en las comunicaciones, y ya no digamos en los avances en el ámbito de la medicina. Con todo debemos preguntarnos: ¿Es suficiente este conocimiento para el ser humano? ¿Puede añadir un solo segundo a la vida humana cuando en realidad “ha llegado la hora” de partir de este mundo? ¿Pueden estos conocimientos llenar de amor y de sentido profundo el corazón humano, siempre tan ansioso de alcanzar la felicidad? Evidentemente no, pues las ciencias estudian la realidad material y nos aportan resultados materiales, pero no responden a cuestiones propiamente humanas.

Por ello, en la enseñanza escolar, aparte de las ciencias, las letras y las artes, son necesarias materias que enseñen lo específicamente personal, que den respuestas a los profundos interrogantes que de una forma o de otra se plantea el ser humano. Sin las respuestas a estas preguntas el ser humano caminará en la superficialidad, rechazará compromisos profundos y duraderos, lo que se está constatando en nuestra juventud y en otras muchas personas no tan jóvenes. Necesitamos saber de dónde venimos y hacia dónde vamos para así tomar la vida en nuestras manos y entregarnos a ella con todas nuestras fuerzas, libre y responsablemente. Esto sólo será posible si sabemos por qué vivimos, por qué el sufrimiento es necesario en la vida humana y por qué hemos de morir, y si podemos esperar algo más allá de la muerte.

De ahí que sea necesaria la materia de Religión en la enseñanza, al menos en la obligatoria. Y no sólo la Religión, sino también otras materias que respondan a cuestiones propiamente personales como lo hace la filosofía, la ética, la antropología que, por cierto, deberían tener más carga horaria. De lo contrario, podremos llenar la cabeza de nuestros alumnos de muchos conocimientos, pero faltará una verdadera educación integral, la asimilación por parte de los alumnos de unos valores humanos y trascendentes que llenen su existencia, que les capaciten para responder a las exigencias de la vida de forma libre y verdaderamente responsable.

*Profesor de Religión

Fuente: www.farodevigo.es

Quizás también le interese:

#apuntateareli CAMPAÑA CLASE DE RELIGIÓN 2014

Los obispos exigen al Gobierno que Religión sea de oferta obligatoria en Bachillerato

Más de 3,5 millones de alumnos cursan Religión, un 1,7% menos por diferentes trabas

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Opinión / Iritzia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s