JOSÉ JAVIER GOROSTERRATZU JAUNARENA, MÁRTIR DE LA FE

Adjuntamos la biografía de José Javier Gorosterrazu Jaunarena, redentorista, hijo de Urroz de Santesteban, beatificado el pasado domingo en Tarragona (del blog Testigos de la Redención). Fue testigo de la fe hasta el martirio. También destacó como historiador de temas vascos.

J. Gorosterratzu recién ordenado sacerdote y casa paterna en Urrotz

BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA

 Javier Gorosterratzu Juanarena nació el 7 de agosto de 1877 en un pequeño pueblo del noroeste navarro llamado entonces Urroz de Santisteban (Urrtoz), en el seno de una familia vascoparlante de agricultores; el segundo de los ocho hijos del matrimonio formado por José María y Tomasa, recibió las aguas bautismales al día siguiente del nacimiento, imponiéndole el nombre de José Javier. Confirmado a los 4 años, el día 30 de agosto de 1881 en la Parroquia de Santisteban (Navarra) por Mons. José Oliver Hurtado. Creció y se fue educando en el seno de una familia piadosa y trabajadora, donde fue iniciado en la piedad, y enviado a la escuela del pueblo donde aprendió los rudimentos del saber. A los doce años fue a vivir con su abuelo materno en el pueblo de Labayen (Navarra), con el que se dedicaba al pastoreo de ovejas y del que se despertó en él la devoción a la virgen María mediante el rezo del rosario. A los dos años regresó a la casa paterna, y comenzó a ayudar a sus padres en las faenas del campo.

Parroquia de San Miguel de Urrotz

Despertada en él la vocación sacerdotal, buscó donde poderla vivir. Tocó en varias puertas, pero se encontró en todas con la misma respuesta: tenía 15 años, y no tenía una preparación académica adecuada para comenzar la carrera sacerdotal. Pero donde acaban las respuestas de las personas es donde aparece la contestación de Dios a las preguntas; Dios que suscitó en Javier la pregunta vocacional a la Vida Religiosa le ofreció la respuesta en dos misioneros Redentoristas de San Ignacio de Pamplona que acudieron a predicar por la zona (PP. Bueno y Erviti) y con quienes contactó; estos le indicaron que se entrevistara con el superior de San Ignacio, y este lo admitió como postulante para Hermano Coadjutor, por considerar que con sus 16 años y sin apenas saber castellano era tarde para prepararse para el sacerdocio. Se le encomendó el oficio de carpintero.

Campos de Urrotz con niebla

Ingresó y fue destinado un tiempo a Astorga. De allí pasó al noviciado a Nava del Rey (Valladolid), donde un 8 de septiembre de 1895 vestía el hábito redentorista como Hermano carpintero. El P. Maestro se dio cuenta de sus capacidades intelectuales, y el 8 de septiembre de 18965 emitía su profesión religiosa como Hermano clérigo; viajó a Astorga (León) donde, además de estudiar la Teología, recibió clases para alcanzar el nivel cultural necesario en los estudios eclesiásticos. Por su tenacidad, su trabajo y su motivación vocacional y sacerdotal, terminó brillantemente sus estudios y se ordenaba de sacerdote el 28 de septiembre de 1903. Destinado al Seminario menor de los Redentoristas en El Espino (Burgos) como profesor y de allí al Seminario mayor de de los Redentoristas como profesor de Ciencias y de Filosofía, hasta 1913 en que es destinado como Misionero en vasco y castellano a Pamplona. Allí estará hasta mayo de 1927 en que es destinado a la madrileña comunidad de San Miguel, donde estará hasta 1930 en que vuelve por 3 años a Pamplona. Y en 1933 es destinado a Cuenca, donde le sorprenderá la persecución religiosa y la muerte.

LA MISIÓN DE SU VIDA

Gorosterrazu en 1915

Personalmente va a sobresalir en él su talento y espíritu agudo de carácter nervioso y su cariño a su tierra; durante toda la vida le va a caracterizar su talante austero, su bondad personal, la facilidad de trato y dulzura en sus palabras, su tesón y su espíritu austero, y su incondicional entrega y su inteligencia, expresadas en sus opiniones, consejos y palabras. Hombre de estudio, oración, celo en su entrega a las personas e intenso trabajo pastoral. En su vida como Misionero Redentorista va a estar caracterizada además de por la investigación y la profundización en Filosofía y en Historia, por la actividad misionera, predicador de ejercicios y director espiritual confesor de religiosas y seglares; fue buscado por el don de consejo y su facilidad para la escucha; su dirección espiritual era a la par suave y enérgica, basada sobre un espíritu de fe. Además de las predicaciones en numerosas parroquias, Conventos y Monasterios de Religiosas supieron aprovecharse de su sabiduría; en la portería de la Comunidad redentorista iruñesa no eran pocos los seglares y sacerdotes que lo reclamaban para la reconciliación y el consejo.

Pero su persona no sólo destacó en el campo de la  espi-ritualidadidad, sino que fue historiador apasionado por los temas vascos, por lo que recibió algunos reconocimientos. Escribió una obra de investigación histórica, Don Rodrigo Jiménez de Rada, gran estadista, escritor y prelado (Pamplona, 1925), [Copia digital-pinchar] una exhaustiva biografía del arzobispo de Toledo que recibió en 1926 el Premio al Talento de la Real Academia de la Historia [noticia del premio – pinchar]. También dejó escrita una Reseña biográfica de Sor Josefa de San Alfonso, publicada en Zaragoza en 1922, y tradujo del latín al castellano´, publicó y prologó [prólogo-pinchar] la obra de Arnaud Oihenart, Notitia utriusque Vasconiæ, tum ibericæ, tum aquitanicæ (Historia de las dos Vasconias, ibérica y aquitana) [copia digital-pinchar aquí] publicada por la Sociedad de Estudios Vascos (1.ª edic en la “Revista Internacional de Estudios Vascos” (1926 y 1929); 2.ª edic., San Sebastián, Sociedad de Estudios Vascos, 1929). Cuando murió estaba preparando una obra sobre el Cardenal Carranza, para la cual había obtenido ya permisos para consultar en roma en los Archivos Vaticanos; pero le sorprendió la persecución religiosa y la obra, que la llevó consigo al Seminario para ir corrigiendo las pruebas de imprenta, desapareció con su muerte.

PERSECUCIÓN Y MARTIRIO Según el H. Benjamín, salió unos días antes de la comunidad, a causa de su temperamento nervioso. Como estaba terminando su obra, llevó tarea para proseguirla fuera, y se refugió en la casa de Elpidio Miranzo, donde permaneció varios días. A finales de julio de 1936 quisieron los milicianos registrar la casa, pero Elpidio les pudo convencer que no tenía a nadie. Esto propició que el 28 de julio pidiera al Sr. Obispo ser recibido en el Seminario por parecer el sitio más seguro. Aquí, en el Seminario, se había refugiado el Sr. Obispo y otros muchos sacerdotes y éste estaba custodiado por la Guardia Civil. Pero el día 29 la Guardia Civil cedía su puesto a las milicias populares, quedando el Seminario y sus moradores a su merced.

Conocida la muerte de los PP. Goñi y Olarte, y la del Sr. Obispo, y descubriendo la situación en la que se encontraban en el Seminario, convertido prácticamente en una cárcel, los testigos nos dicen que el P. Javier se vino abajo y le entró una crisis de ansiedad. Tuvo que afrontar su destino trágico y darle sentido a su vida y a su previisible muerte desde su fe y su Profesión Religiosa. Parece que el ambiente martirial que comenzó a vivirse en el Seminario le facilitó el asumir su muerte y disponer de su vida como fidelidad a la fe y broche de oro a la Profesión Religiosa y Voto y Juramento de perseverancia como Misionero Redentorista. Uno de los Superiores del Seminario de Cuenca (D. Camilo Fernández de Lelis) refugiado allí con él manifestó: “todos tratábamos de prepararnos espiritualmente puesto que creíamos que eran inminentes esos momentos en que podrían darnos la muerte. Puedo concretame referir en cuanto al P. Gorosterratzu como en una de estas reuniones en que comentábamos la probabilidad ya de nuestra muerte él manifestaba piadosa e ingenuamente que terminaba de hablar con Jesús en la Capilla y le había dicho que él estaba dispuesto a sufrir el martirio pero que si podría ser más adelante le agradaría poder terminar la historia que estaba escribiendo. …su nerviosismo temperamental … se revestía en aquellos momentos trágicos, se manifestaba, con impresiones más vehementes, más fuertes; … su conformidad con la voluntad de Dios – de la que yo creo haber hablado – paliaba o templaba estos sus mismos nerviosismos y excitaciones. Yo salí del seminario el día seis de agosto de mil novecientos treinta y seis, y no supe ya nada de los últimos momentos, de los últimos momentos del P. Gorosterratzu”.

A las 2 de la madrugada del día 10 de agosto de 1936 se abrieron las puertas del Seminario y bajaron por las calles 4 personas. Sor Escolástica Nuin Goroterratzu, una monja Benedictina refugiada en el Asilo de las Hermanitas, vecino al Seminario, pudo ver como sacaban a su tío, el P. Javier Gorosterratzu junto con otros, con las manos atadas atrás, camino del martirio. La H. Luisa nos ha manifestado que ha visto salir al P. Gorosterratzu escoltado en compañía del H. Victoriano. Su cadáver fue recogido a la mañana siguiente en el camino del cementerio de Cuenca con varios disparos en la cabeza (Cf. Acta de defunción: Registro civil de Cuenca, Sec. 3ª, Tomo 42, Folio 327, Número 648). Inhumado en la fosa común, fue exhumado en 1940 e inhumado en el panteón de los Redentoristas; exhumado en 1977 y trasladado a Madrid se encuentra en la actualidad en el Santuario madrileño del Perpetuo Socorro.

ORACIÓN

Por mediación del mártir J. JAVIER GOROSTERRATZU

Te pido Padre que me concedas ser portador de tu Evangelio en todas las circunstancias de mi vida y por la intercesión de tu mártir José Javier y sus compañeros de martirio una fe grande para no temer las pruebas que se me puedan presentar. Por Jesucristo nuestro Señor.

OTRAS ENTRADAS SOBRE JOSÉ JAVIER EN EL BLOG

– La Cárcel del Seminario de Cuenca
– El Sr. Rorralba identifica el cadáver del P. Pozo
– Aparecidos 4 cadáveres en el camino del cementerio de Cuenca
– Personas peligrosas

Referencias sobre el S. de Dios en internet

1. ↑ Redentoristas.org.

4. ↑ Euskomedia
5. ↑ Diario ABC, 19 de junio de 1926.

OBRAS del S. de Dios J.J. Goroterratzu en internet 

6. ↑ Don Rodrigo Jiménez de Rada, gran estadista, escritor y prelado.
7. ↑Prólogo a la traducción castellana de la obra de Oihenart Las dos vasconias

8. ↑ Traducción al castellano del Libro primero (capítulos I a XII) de Noticias de las dos Vasconias…

Fuente: www.testigosdelaredencion.blogspot.com

Quizás también le interese:

29 mártires navarros beatificados en Tarragona

La Iglesia beatifica en Madrid a dos oblatos de Tierra Estella

Un Dios prohibido

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Euskara / Vascuence, Noticias / Berriak, Recursos / Baliabideak y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a JOSÉ JAVIER GOROSTERRATZU JAUNARENA, MÁRTIR DE LA FE

  1. Jose Maria Gorosterrazu urroz dijo:

    Soy Jose Maria Gorosterrazu Urroz, y me produce un gran dolor la perdida de un familiar y luchador por su fe.Con ello mi vida, ha sido bastante luchadora con el consiguiente soledad en estos momentos pero bueno seguire hacia delante con la ayuda de mis antepasados y rezando por la mañana y noches todos los dias.AGUR familia.

  2. Pingback: EL CAPUCHINO TARSICIO DE AZCONA, PREMIO PRÍNCIPE DE VIANA 2014 | RELIGIÓN EN NAVARRA – ERLIJIOA NAFARROAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s