EL PLENO FRENA EL PROYECTO DEL COLEGIO DIOCESANO

CUESTIONAN SU COMPATIBILIDAD CON LA RESIDENCIA

UPN acusa a la oposición de sectarismo político por no dar luz verde al colegio del Arzobispado

EL PLENO FRENA ESTE PROYECTO AL CUESTIONAR SU COMPATIBILIDAD CON LA RESIDENCIA

La diócesis llegó a presentar una demanda de desahucio contra Amma Argaray, arrendada desde 2001

Ander Goyoaga – Viernes, 5 de Julio de 2013

El alcalde, Enrique Maya, junto a la concejala Ana Elizalde y el secretario del pleno.

El alcalde, Enrique Maya, junto a la concejala Ana Elizalde y el secretario del pleno. (MIKEL SAIZ)

Pamplona. El expediente del colegio del Arzobispado volvió a reflejar ayer la división ante este proyecto entre UPN y PP, por un lado, y NaBai, PSN, Bildu, Aralar e Izquierda-Ezkerra, por otro. Los grupos en la oposición volvieron a paralizar la aprobación definitiva del cambio de usos indispensable para que este proyecto salga adelante, algo que chirrió a los ediles regionalistas y populares. Estos acusaron al resto de grupos de no atender a criterios “técnicos, sino políticos” y de utilizar “excusas” para oponerse al proyecto. Los grupos de la oposición, por su parte, cuestionaron la compatibilidad del nuevo centro educativo con la actual residencia de Amma Argaray y pusieron en duda algunos de los informes de este expediente.

El portavoz de Nafarroa Bai Iñaki Cabasés consideró que “la legislación educativa indica que no son compatibles en un mismo edificio un uso educativo y el uso residencial”. Una situación que, según consideró la portavoz de Bildu, Eva Aranguren, el propio Arzobispado se encargó de evidenciar cuando interpuso una demanda de desahucio contra la residencia, un asunto que no prosperó, si bien el litigio continúa en los tribunales.

De hecho, el conjunto de los grupos de la oposición incidieron en este aspecto. “No está suficientemente garantizada la compatibilidad de la residencia con el uso docente”, señaló Edurne Eguino, de Izquierda-Ezkerra. El portavoz de Aralar, Aritz Romeo, subrayó que “el interés de la ciudad es que no se comprometa el futuro del centro gerontológico” e incidió en que “con la normativa en la mano el colegio debe ocupar un único edificio”.

En segundo lugar, los grupos de la oposición cuestionaron la justificación que de la necesidad del cambio de usos se hace en este expediente. El portavoz del PSN, Jorge Mori, consideró que “algunos informes no se han hecho con la objetividad y el rigor que se tenían que hacer” y criticó especialmente el informe del departamento de Educación. Según censuró el portavoz socialista, este documento trata de justificar “en solo tres párrafos” esta necesidad, algo que no consideró suficiente. “No se cubre el criterio de necesidad. El cambio de usos no está suficientemente justificado”, indicó Mori.

El concejal de Urbanismo, Vivienda y Medio Ambiente, Juan José Echeverría, cuestionó los argumentos ofrecidos por la oposición y los consideró “excusas”. Echeverría señaló que “se han presentado todos los informes técnicos habidos y por haber” y entendió que el proyecto “salvaguarda los intereses asistenciales” y la continuidad de la residencia. En este sentido, subrayó que se requirió al Arzobispado que delimitase el proyecto de centro educativo y destacó que la residencia de Amma no se veía afectada por el mismo. El edil regionalista indicó igualmente que un informe de Eduación señaló que la zona eduativa tendría que ser “funcionalmente independiente” y “no estructuralmente independiente”, algo que se cumpliría pese a compartir edificio. Finalmente, en la misma línea que el PP, consideró que los problemas del proyecto no son técnicos, sino del sectarismo político”.

El conflicto entre Amma y el Arzobispado comenzó en 2010, cuando desde la Diócesis instaron a Amma a abandonar el Seminario. Según indican desde el Grupo Amma, la razón fundamental que esgrimieron se refería a la voluntad de la Iglesia de abrir un colegio segregado por sexos en el Seminario. Los chicos ocuparían el ala oeste y las chicas el ala este, mientras que los servicios comunes estarían en la zona central. Esta voluntad del Arzobispado chocaba, sin embargo, con los intereses del Grupo Amma, que en 2001 firmó un contrato para instalar la residencia Amma Argaray durante 50 años.

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com

Quizás también le interese:

El  traslado de Donapea y el Colegio del Seminario, bloqueados en el Ayuntamiento

La Trascendencia es imprescindible en una educación integral

La emergencia educativa: las claves de una crisis

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias / Berriak y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s