¿LA FE EN DIOS Y LA CIENCIA SE CONTRADICEN? ¿KONTRAESATEN AL DIOTE JAINKOARENGANAKO FEDEAK ETA ZIENTZIAK?

Mons. Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela

No hay contradicción entre fe y ciencia. Al contrario, estas dos realidades son recíprocamente complementarias. El progreso científico, propiamente interpretado, ayuda a la mejor comprensión e interiorización de los valores espirituales, así como los valores espirituales tienen la fuerza intrínseca de sensibilizar a quienes promueven las investigaciones científicas. El Papa Benedicto XVI dice que “el hombre, tanto en su interioridad como en su exterioridad, no puede ser plenamente comprendido si no se le reconoce abierto a la trascendencia”.

Tengo aún muy presente el día que pude compartir mesa y mantel con el Papa Beato Juan Pablo II. Fue en el Palacio Apostólico del Vaticano, en su casa. En medio de la conversación, donde estábamos ocho obispos con el Papa, le pregunté cuál era lo que más le preocupaba en esos momentos. Me miró con sus ojos de pillo y después de bromear, como solía hacer él, yo aún era un recién ordenado obispo de 45 años, me dijo: “Lo que más me preocupa es el relativismo que existe en la sociedad. Está haciendo mucho daño y se requiere una nueva evangelización”. Después nos confidenció que estaba escribiendo una encíclica que iba a titular “Fe y Razón”. Y así fue, un año después, el 14 de septiembre del año 1998, esta encíclica salió a la luz.

Ya ha pasado definitivamente el tiempo en que se trataba de contraponer estas dos realidades. Aún se ven reacciones contrapuesta e incluso alguien tal vez atraído por los descubrimientos de la ciencia cree que ésta es ya mayor de edad para zanjar el preguntarse sobre la existencia de Dios. No se me olvida cuando en plena procesión de la fiesta de San Fermín, un joven iba corriendo detrás de mí diciendo: “Ya se ha descubierto la partícula de Dios -se estaba en esos días hablando y comentando en todos los medios- por lo tanto no sois necesarios, marchad a vuestras casas, no os necesitamos, nos habéis engañado”. Una reacción sin sentido pero que indica cómo la ignorancia y la información tergiversada puede provocar estos modos absurdos de pensar.

Ciertamente que, como dice el Concilio Vaticano II: “Las cosas creadas y las sociedades mismas gozan de leyes y valores propios que el hombre ha de descubrir, aplicar y ordenar paulatinamente” ( Cfr. Gaudium et Spes, 36), pero también es preciso reconocer las exigencias metodológicas propias de cada ciencia y arte. Sin embargo, conviene recordar “que la única búsqueda correcta de la verdad es la que se realiza con un examen metódico, de manera verdaderamente científico y respetando las normas morales. La justa aspiración al conocimiento de la verdad no puede descuidar jamás lo que pertenece a la esencia de la verdad: el reconocimiento del bien y del mal” (Juan Pablo II, Discurso a un grupo de rectores de universidades de Polonia, 30 de agosto 2001).

La ciencia podrá barruntar la fe pero nunca llegará a alcanzarla puesto que la fe va más allá de la ciencia. La una se sostiene en lo verificable y la otra en la Revelación de Jesucristo. A la ciencia le ayuda la ética, a la fe la Sagrada Escritura. De ahí que sea incomprensible la afirmación de algunos científicos que llegan a afirmar que debería haber un acuerdo de todos los partidos políticos para que la ciencia esté por encima de todo y que la religión no debería interferir en la investigación científica. El doctor Josef Menguele estuvo de acuerdo. Él mismo, en Auschwitz, invocó a la ciencia para realizar experimentos con seres humanos. Pero claro: los judíos no eran seres humanos para los nazis. Tampoco los embriones humanos lo son para algunos científicos modernos.

El científico o el pensador no son creadores de la verdad, sino humildes investigadores que presentan a los demás aquello que está a su alcance y siempre con la nobleza del que ha descubierto algo que no engloba lo absoluto. Un investigador que absolutiza su hallazgo descuida que la finitud nunca puede confundirse con la infinitud. Jesucristo reprocha a los sabios y entendidos de si mismos y sin embargo elogia a los sencillos y los humildes. La verdad sólo está al alcance de los que buscan con fidelidad y se revela a los que miran más allá de sus propias percepciones. La ciencia y la fe están para ayudarse mutuamente y para ponerse, al servicio, del hombre; de lo contrario se falsificaría y se traicionaría la misión a la que están llamadas una y otra.

Fuente: www.iglesianavarra.org

¿Kontraesaten al diote Jainkoarenganako fedeak eta zientziak?

Fedea eta zientziaren artean ez dago kontraesanik. Aitzitik, bi errealitate hauek bata bestearekiko osagarriak dira. Aurrerapen zientifikoak, adiera hertsian interpretatuz, balio espiritualen ulermen eta barneratze hobeari laguntzen dio, balio espiritualek zientzia ikerketak sustatzen dituztenak sentsibilizatzeko berezko indarra duten bezala. Benedikto XVI.ak esaten duen bezala “gizakia, bere barrutik zein kanpo aldetik, traszendentziarekiko irekia ezagutu ezean, ezin da erabat ulertu”.

Oso gogoan daukat oraindik Juan Pablo II.a Aita Santuarekin mahia partekatu nuen eguna. Vatikanoko Jauregi Apostolikoan izan zen, bere etxean. Zortzi apezpikuk Aita Santuarekin mantentzen genuen solasaldiaren erdian, memento horretan gehien kezkatzen zuenari buruz galdetu nion. Bere azeri begiekin begiratu ninduen eta,  bere ohiturari jarraituz, txantxetan aritu eta gero -45 urteko apezpiku egin berria nintzen ni- zera esan zidan: “Gehien kezkatzen nauena gizartean dagoen erlatibismoa da. Min handia egiten ari da eta ebanjelizatze berri bat behar da”. Gero isilmandatu bat egin zigun: “Fedea eta Arrazoia” izenburupeko entziklika bat idazten ari zela hain zuzen ere. Eta hala izan zen, urte bat geroago, 1998ko irailaren 14an, entziklika hau argitaratu zen.

Bi errealitate hauek kontrajarri nahi zituen garaia behin betiko pasatu da. Oraindik erreakzio kontrajarriak ikusten dira eta baita zientziaren aurkikuntzak erakarrita Jainkoaren existentziaren galdera ixteko adin nahikoa duela uste duenik ere. Ez dut ahazten San Ferminen prozesioan nire atzetik korrika zetorren gazte batek esandakoa: “Jainkoaren partikula aurkitu da jada -egun horietan hauxe komentatzen zen komunikabide guztietan-, hortaz, ez zarete beharrezkoak, joan zaitezte zuen etxeetara, ez zaituztegu behar, engainatu gaituzue”. Zentzurik gabeko erantzun bat, baina ezjakintasunak eta informazio nahasiak sortu dezaketen pentsakera absurdua erakusten duena.

Benetan, Vatikanoko II. Kontzilioak esaten duen bezala: “diren guztiak eta gizarteak berezko lege eta balioak dituzte, zeinak gizakiak deskubritu, aplikatu eta gutxinaka ordenatu behar baititu” (Gaudium et Spes, 36), baina zientzia eta artearen berezko metodologiak ezagutu behar dira ere. Hala eta guztiz ere, oroitu beharra dago “egiaren bilaketa zuzena azterketa metodiko baten bidez, egiazko modu zientifikoan eta arau moralak errespetatuz egiten dena da. Egiaren ezagutzaren jomuga justuak inoiz ere ezin du egiaren esentziari dagokionari uko egin: ongia eta gaizkiaren ezagutza” (Juan Pablo II, Poloniako unibertsitateetako errektore talde bati emandako hitzaldia, 2001ko abuztuak 30).

Zientziak fedea barrundatu dezake baina inoiz ez da honengana ailegatuko fedea zientzia baino haratago doalako. Bata egiaztagarritasunean oinarritzen da eta bestea Jesukristoren Agerkundean. Zientzari etikak laguntzen dio, fedeari berriz Eskritura Santuak. Horregatik, ulergaitza da zientzialari batzuek baieztatzen dutena: alderdi politiko guztien akordio bat egon beharko litzatekeela zientzia gauza guztien gainean egon dadin eta Erlijioak ez lukeela ikerketa zientifikoan nahasi behar. Josef Menguele ados egon zen. Berak, Auschwitzen, zientzia arrazoitzat aipatu zuen gizakiekin esperimentuak egiteko. Jakina, nazientzat judutarrak ez ziren gizakiak! Zenbait zientzalari modernorentzat giza enbrioiak gizakiak ez diren bezala.

Zientzialaria edo pentsalaria ez da egiaren sortzailea, bere eskura dagoena besteei aurkezten dien ikertzaile apala baizik, eta beti absolutua barnean hartzen ez duen zerbait deskubritu duenaren zintzotasunarekin. Bere aurkikuntza absolutua egiten duen ikertzaileak finitua infinituarekin inoiz nahastu ezin daitekeela ahazten du. Jesukristok bere burua jakintsu eta aditutzat daukatenak salatzen ditu eta, bestalde, apalak eta xaloak goraipatzen. Egia leialtasunez bilatzen dutenen eskura dago soilik eta bere pertzepzioak baino haratago begiratzen duenari agertzen zaio. Zientzia eta fedea elkarri laguntzeko eta gizakiaren serbitzura jartzeko daude; bestela faltsutuko lirateke eta batak eta besteak daukaten misioari traizio egingo litzaioke.

Quizás también le interese:

Sin diálogo ciencia-fe se hace daño a la humanidad, la paz mundial y a nuestro destino final

Apezpikuek ongi etorria egin diote “Jainkoaren partikula”ri

Un año de la sentencia europea que prohíbe patentar investigaciones que hayan manipulado o destruido embriones humanos

Medikuntzako nobel saria zelula ama helduen erabileraren aldeko bi zientzalarik jasoko dute

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Euskara / Vascuence, Opinión / Iritzia, Recursos / Baliabideak y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿LA FE EN DIOS Y LA CIENCIA SE CONTRADICEN? ¿KONTRAESATEN AL DIOTE JAINKOARENGANAKO FEDEAK ETA ZIENTZIAK?

  1. Pingback: SOTANADUN ZIENTZIALARIAK | RELIGIÓN EN NAVARRA – ERLIJIOA NAFARROAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s